93 411 83 73

Solicita hora concertada

Blog de viajes

NIGER, Tierra de Touaregs

3 Dic 09    Cuadernos de viajes    Xavier Gil    Sin comentarios

Comparte este post

Share on FacebookShare on Google+Email this to someoneTweet about this on TwitterPin on Pinterest

La llegada al aeropuerto de Niamey, es una experiencia en si misma, una aglomeración de gente, esperando la llegada de las maletas, inmersa en un caos enorme, entre astutos maleteros, los cuales están a la caza de cualquiera que desee contratar sus servicios, hasta una ininteligible fila humana, la cual va avanzando poco a poco, cada vez más compacta, perdiéndose al final todo tipo de orden y con el único objetivo de poder estampar un sello en el pasaporte, delante de los impasibles policías, para los cuales el tiempo no tiene ningún tipo de valor.

Niamey se abre ante nuestros ojos como una típica ciudad del África occidental, bulliciosa, llena de vida, con el siempre presente ir y venir de sus gentes a lo largo y ancho de todas sus calles y avenidas.

A bordo de un 4 x 4, emprendemos nuestro camino, alejándonos cada vez más del mundanal ruido producido por la capital, hasta llegar al poco rato, a implicarnos de lleno en un África rural, intensa, en donde la gente llena los caminos inmersa en sus quehaceres diarios. La noche nos acoge en una pequeña aldea peul, inmersa en pleno sahel, en un abrir y cerrar de ojos montamos nuestras pequeñas tiendas de campaña, por debajo de un inquietante cielo rojizo, el cual termino estallando, a través de una enorme tormenta, la cual barrio con todas las tiendas y con lo todo lo que había en su interior. Una vez ya, con las primera luces del amanecer, comprobamos que todo había desaparecido, encontrándolo algo más tarde a un centenar de metros de donde lo habíamos dejado la ultima vez.

Seguimos nuestro camino, hacia la pequeña población de Kaolak, centro neurálgico de la cultura Bororo, una etnia de la familia de los conocidos pastores nómadas peuls, que dejan deambular su vidas por este extenso territorio, al son de sus animales y de los pastos para que estos puedan comer.

Durante el mes de septiembre, celebran la fiesta del Gerewol, resulta un verdadero concurso de belleza, presentándose a esta, todos los jóvenes Bororos, los cuales se maquillan sus caras y dan vida a toda una serie de gesticulaciones y gestos con el sólo objetivo de que a través de estos y de sus cánticos, las mujeres solteras se fijen en ellos. Es una verdadera explosión de color en medio de la más intensa nada, un lugar donde la falta de todo, hace de esta gente, una pueblo muy particular, habituado a su duro entorno.

Dejamos este territorio para seguir ascendiendo hasta la puerta del Sáhara. Tal como vamos comiendo kilómetros el paisaje va cambiando paulatinamente hasta transformarse en un gran mar de dunas y arena.

La ciudad de Agades, va apareciendo poco a poco ante nuestros ojos con todo su esplendor y con toda su pasada energía vinculada al tiempo en la cual fúe una de las ciudades caravanas por excelencia.

Adentrarse en la inmensidad del desierto es una de las experiencias que todo el mundo tendría de vivir una vez en la vida, el silencio, la extensión de arena que se pierde en el horizonte, el color cambiante de las onduladas dunas, según la incidencia del sol, todo un mundo de sensaciones se abren ante nuestros sentidos.

El macizo del Air al norte de Agades, es un núcleo montañoso formado por piedra volcánica, negra, la cual genera un paraje fantasmagórico, roto de cuando en cuando por el exuberante verdor de alguno de los oasis que salpican el entorno, como es el caso de Timia. Un lugar impactante, salvaguardado por un antiguo fuerte francés y en donde la etnia de los Touaregs convive en total armonía con este entorno, hostil para la mayoría de nosotros.

En pocas palabras es difícil trasmitir lo que representa un contacto con este país pero lo más recomendable es decidirse a visitarlo.



Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Comparte esta página:

Share on FacebookShare on Google+Email this to someoneTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Síguenos: