93 411 83 73

Solicita hora concertada

Blog de viajes

Entrevista a Ferràn Martí para el libro Valores sólidos para tiempos líquidos

25 Sep 13    Noticias Tarannà    Tarannà    1 comentario

Comparte este post

Share on FacebookShare on Google+Email this to someoneTweet about this on TwitterPin on Pinterest

José Luis Montes, escogió a 10 empresarios relevantes dentros del concepto innovación para construir su último libro “Valores sólidos para tiempos líquidos” y entre los escogidos se encuentra Ferràn Martí, director general de Tarannà.  Aquí os mostramos la entrevista realizada a Ferràn martí y finalmente publicada en este libro.

Ferràn Martí
Director General de Tarannà Viajes

Muchos sabios recomiendan para ser felices no perder el niño que llevamos dentro, y a buen seguro que Ferràn lo sabe bien: se ha hecho adulto en las cosas en las que conviene madurar, pero permanece tan curioso, entusiasta, alegre, puro de espíritu, juguetón e incansable como cuando era un chaval de barrio. A los que le tratamos nos encanta éste aspecto de su personalidad, la verdad … ¡tanta autenticidad frente a la frecuente falsa rigidez!

Pero Ferràn es no solo un niño vital y adorable, sino un empresario exitoso y súper respetado en su sector, que ha recibido todos los premios que te puedas imaginar y algunos más, que dirige una de las agencias de viajes más prestigiosas e innovadoras del país, y una de las personas más cabales, generosas y socialmente responsables que conozco en el mundo del liderazgo. Ferràn no piensa en otra cosa que en dar lo mejor de sí mismo a los demás, sin esperar nada a cambio. Y, claro, a cambio recibe lo mejor de todos los que le rodeamos y admiramos. Escuchémosle …

JLM: Echando la vista atrás, Ferràn, ¿ves conexión entre los valores que movían a tus padres y los que posees ahora?

FM: Mirando atrás, una vez cumplido el medio siglo, ves las cosas de distinta manera que a los 10, 20, 30 o 40 años… quizás porque las experiencias sirven para esto, para aprender de las vivencias que van sucediendo a lo largo de los años. En la vida, ya sabes: o ganas o aprendes.

Recuerdo a mis padres mucho mas jóvenes que la edad que tengo yo ahora cuando trabajaban de lunes a sábado, y el domingo limpiaban su tiendecita. Lo hacían con amor, con dedicación y cuidado, ese pequeño negocio era su tesoro, su medio de vida para vivir los tres y poder ofrecerme una buena educación. Eran los tiempos de los típicos “tenderos de barrio”, mi padre era el lampista de la zona, del barrio de los quince en Maragall, de Barcelona. En aquella época, un lampista era, además de un “solucionador” de problemas de índole doméstico, un verdadero psicólogo al que las mujeres de entonces le  explicaban los problemas domésticos que hilaban finalmente con los asuntos familiares de los miembros de esa casa.

Mi madre ordenaba y cuidaba esos 20 metros cuadrados de tienda y se encargaba del control de los números y pedidos, además del stock. Era una tienda pequeña, hacían cosas pequeñas, pero solucionaban muchos grandes problemas. Yo les veía grandes aunque creo que ellos no se lo vieron nunca así.

JLM: ¡Qué bonito, Ferràn, tener esa visión de los padres!

FM: Si, ellos no se veían de esa forma pero yo a ellos si, les veía y les veo como grandes personas. Gracias a ellos pude estudiar mi carrera y dedicarme y vivir haciendo lo que me gusta, lo que me apasiona desde hace 32 años, el mundo del viaje. Ellos fueron grandes maestros y me enseñaron bases de trabajo y valores esenciales que aplicar en la vida laboral. Mensajes que forman ya parte de mi, como… “las cosas tienen que estar bien hechas”, “hay que tener una relación buena con el cliente” … son algunas de ellas, y he de reconocer que aprendí más de ellos por sus acciones que por sus palabras, cosa que siempre les agradeceré.

A través de ellos pude vivir la otra cara de la moneda de los negocios, la del sufrimiento, cuando ya se hacían mayores y veían aparecer competencia, más formada que ellos, las nuevas generaciones. También me enseñaron con estos momentos difíciles de dudas y temores, que hay que aprender continuamente, reciclarse, incorporar savia nueva en las empresas y nunca detenerse.

JLM: Yo te conozco hace ya muchos años, y sé con certeza que todo eso tú lo practicas, no cayó en saco roto. ¿Y qué tipo de niño eras, cómo eso ha ido evolucionando hasta el tipo de adulto que eres ahora?

FM: Ahora que tengo la suerte de que el universo nos haya regalado a mi mujer y a mi una preciosa hija, que actualmente tiene 4 años, mi mente vuelve más que nunca a aquel niño que fui, aquel niño que en la acera de la tienda de sus padres junto a los vecinos jugaba a futbol con las chapas de las bebidas,  aquel niño que aprendió a hacer la R mientras su madre atendía a clientes en la tienda y su padre estaba en casa de alguna vecina haciendo remiendos. Aquel niño que, mientras estudiaba, comía al mediodía en el bar del barrio para después ir al colegio, ese niño que a pesar de no entender a veces lo que sus padres le decían, los respetaba por encima de todo.

Recuerdo también que vivíamos en casa de mi abuelo con lo que todo esto conlleva, era el padre de mi madre. Admiro con los años, mucho su tesón y esfuerzo para seguir adelante y ofrecerme la mejor educación posible, en el mejor colegio posible, y  … la verdad que creo que fui al mejor que pude ir. Entonces ir a un colegio  de curas era distintivo de una buena educación académica y personal. Allí tuve una gran lección que cada día recuerdo, no era lo más importante sacar un sobresaliente en clase sino que lo realmente bueno era sacar el sobresaliente en la vida.

De mi  hogar en casa del abuelo materno, recuerdo que era un abuelo con personalidad y muy “mandón “, que en casa poco podíamos opinar el resto.

Y recuerdo con 14 años, el primer día en que fui a cobrar las facturas de los trabajos que hacia mi padre por las casas, fue un excelente ejercicio para hacerme sacar y pulir mi parte más sociable, y “espabilada”. Allí empecé a sonreír, me gustaba la gente. Fue el inicio de un Ferràn que poco a poco se fue formando y al que en poco tiempo le ofrecieron en el colegio dirigir el equipo de futbol, que supuso uno de los grandes logros de mi vida. De allí a la Universidad haciendo al mismo tiempo la famosa “mili“, y desde casi después del famoso 23F, momento de mi licenciatura, trabajando en lo que más me gustaba y gusta a día de hoy, creando y formando equipos dentro del sector turístico catalán con la ilusión de crear negocios, espacios, viajes, asociaciones diferentes, originales y que pudieran satisfacer las ilusiones de los viajeros por el Mundo, intentando crear viajes …¡pero viajes con sentido!.

JLM: Me gusta mucho ese concepto del “sacar sobresaliente en la vida”, háblame un poco del papel de la educación en la formación de adultos felices y capaces de generar felicidad

FM: Siempre he creído que en los colegios además de las asignaturas que nos imponen por decreto ley, debería haber una que dieras pautas o reflexionara acerca de cómo ir por la vida, cómo formarse éticamente, cómo sacar los valores que el ser humano tiene. Dicen que el mejor master es el master de la vida del día a día,  que es el que en definitiva te enseña todo esto y es verdad que se aprende en el camino, pero es una pena que no se hable de estos valores éticos desde la edad temprana. Quizás por esto me preocupa, o mejor dicho me ocupa, en mi vida profesional colaborar con los más jóvenes, con los estudiantes, y por ello ahora estamos colaborando desde Tarannà, con la Fundación escoladeemprendedors.cat que se dedica a dar charlas de empresarios y emprendedores en las escuelas y así potenciar los valores de acción y emprendeduría de los alumnos. Una manera de fomentar que reconozcan sus fuerzas y fortalezas y las exterioricen y transformen sus sueños en proyectos realizables manteniendo sus energías e ilusión hasta conseguirlos, para después compartir y enseñar a otros a crear, “no hay que bajar la guardia nunca mientras dure el sueño” ¡que sería la vida sin sueños¡ Creo que la grandes cosas vienen de sueños casi imposibles.

Hay un gran amigo que me habló del PIP, que significa que para atrapar un sueño, lo que otros llaman triunfar, hay que primero intentar hacer las cosas  bien y tener mucha persistencia, ser muy insistente y tener mucha paciencia, hasta llegar al objetivo. Persistencia, Insistencia y Paciencia.

JLM: ¿Qué presencia e importancia tienen, entonces, los sueños y la pasión en tu vida?

FM: Siempre tengo una frase que define mis últimos 20 años como empresario y es que a veces si tu no te das cuenta de las cosas la vida te lo pone delante para que lo veas, que no has de tener miedo nunca aunque si respeto, y que si aparece un sueño en tu vida, has de ir como un “poseso“ a realizarlo.

Mira, te voy a contar una historia personal, para que veas cómo de importantes son para mi los sueños. Recuerdo con la humildad que vivíamos cuando era pequeño, y mis padres siempre me regalaban para semana santa un circuito en autocar con ellos por la península o Francia, era lo más lejos que se podían permitir llevarme. Me encantaba, no sé por qué razón, apuntar todo lo que el guía decía. Debía tener 13 años y después en enciclopedias, porque no existían redes sociales, miraba por dónde habíamos ido y confeccionaba un diario del viaje … ya apuntaba hacia algo, ¿¿no?? …. Después del servicio militar, y una vez finalizada la carrera, comencé a trabajar en una de las empresas con más solera de la Catalunya de aquellos tiempos, Viajes Montesol, que era mi primer trabajo en el sector:guía de viajes para jubilados, para después pasar a formar parte del equipo comercial y de ventas. Durante  dos años realicé este trabajo y, con sólo 21 años, me ofrecieron la dirección de una de sus sucursales.

Aquel día fue el día en que empecé a decidir mi vida profesional y suerte de mi parte más cabal que me hizo reflexionar y pensar que ese puesto no podía ser tan fácil como lo hecho hasta el momento. Decidí seguir otro camino y empezar desde abajo, así es que para aprender en mi carrera de manera activa me fui de botones a una multinacional, la desaparecida Viajes Melia.  Esta empresa supuso no solo una escuela para mí si no para el sector en general, de ella han salido un gran número de directivos y profesionales del sector de las agencias de la actualidad. Siguiendo mi historia, a los 5 años pasé de botones a director de una sucursal en Barcelona, en el barrio de Sants. Era la segunda vez que me pasaba , pero ahora si me lo creía, ahora si me sentí preparado para dar el paso.

Después de esta corta etapa, llegó mi siguiente gran paso camino de mi independencia profesional, y fue crear mi propio negocio junto a otros socios por fin, una agencia propia . Aquí aprendí que un sueño es de uno, y que no es transferible a otras personas, cada uno tiene que vivir su sueño, porque cada uno tiene que tener sus sueños propios. Fueron 5 años de trabajar, trabajar, trabajar, entrar en contacto con todo tipo de empresas del sector, incluso fui presidente de una de las primeras asociaciones empresariales que se formó del sector. Me dediqué a formar equipos, abrir  sucursales, me dejé “engullir” por mi propio sueño, dejando mi energía personal casi agotada y al borde del colapso, cosa que aprovecharon mis socios para decirme que ya no interesaba, y eso que yo pensaba que controlaba todo, ¡otra gran lección de humildad!. Con el tiempo solo puedo dar gracias a aquellos socios que me “sacaron” de aquel sueño “espiral” para abrirme a mi independencia y mi verdadero sueño. Gracias a esta “desgracia” llegó mi suerte, mi propia empresa, y en menos de cinco meses se hizo realidad.

Un día  de verano haciendo una siesta se me ocurrió el nombre, en un sueño … se llamaría Tarannà. A veces creo realmente que tenemos un guía o ángel encima y en aquellos momentos me ayudó, me protegió, y me abrió el camino a mi sueño, mi verdadero sueño. Estoy convencido de que por mi lealtad hacia la gente y compañeros con los que trabajaba no me habría ido de aquella empresa que en su día fue un primer sueño que ya había cumplido.

JLM: ¿Y los ideales, Ferràn, qué papel juegan en la gestión de tu empresa?

FM: Desde aquel Junio de 1993, solo han sido lecciones positivas de aprendizaje y ahora hace justo 20 años que empezamos. He podido ir viviendo lo que deseaba, tener un equipo que es una familia, viajar por el mundo, recorrer rutas y caminos, encontrar culturas perdidas, relacionarme con las personas más maravillosas y sencillas de los rincones más bellos del planeta, ayudar a cumplir sueños a más de 55.000 viajeros, colaborar con muchas familias en el mundo que dependen de nosotros y, aunque no sabíamos qué era ser empresa socialmente responsable, porque hace 20 años no se conocía la RSE … hemos recogido premios muy significativos para nosotros como es el Premio Corresponsables, por la realización durante 19 años seguidos de la Gala Solidaria con la finalidad de recaudar fondos para los más de 160 proyectos sociales que apoyamos, y desde hace poco medioambientales y de Protección animal, también nos han hecho otro tipo de reconocimientos desde la Generalitat, e incluso uno que especialmente nos emocionó, de una reconocida Escuela de Turismo de Barcelona, por la mejor relación empresa-escuela del grupo CETT … los ideales, ya ves, son inseparables de nuestra forma de actuar.

JLM: Con una vida tan intensa, y tantos viajes por todo el mundo, habrás conocido personas que te habrán aportado grandes aprendizajes en tu vida, ¿verdad?

FM: Tengo la gran suerte de conocer por mi profesión a muchas personas, pero he aprendido, aprendo y estoy seguro que aprenderé de cada una de las personas que se cruzan en mi camino. Sí que es verdad que hay personas que te marcan, porque les oyes en una conferencia, porque estas en momentos dudosos y aparece una palabra que te saca de la duda, porque recibes el abrazo en el momento de más desespero o porque hay muchas que están allí siempre. El universo te las presenta y son mensajeros que te acompañan en momentos de la vida y que como un primer amor, tienen un lugar en el corazón para siempre.

Hay una película que me fascinó y tiene un profundo mensaje, se llama “Cadena de favores”, y enseña que a un favor le corresponde otro favor, que si te dan, devuélvelo en otro. Creo que cuando se hacen bien las cosas, cuando se hacen de manera humilde, con ética e ilusión, en los momentos que parece que se cierra una puerta se abre una ventana y allí se encuentra la persona que te aporta en un momento dado el aprendizaje que necesitas. Como he de agradecer a tantas y tantas personas, ellas saben bien quiénes son, los aprendizajes que me han aportado … la lista sería inacabable, todas están mi corazón y en mi agradecimiento y prefiero decir que la personita que me da lecciones cada día y crezco con ella es mi hija, que junto a mi mujer, formamos una familia feliz, otro sueño también alcanzado, pero que hay que regar cada día.

JLM: ¿Estás cómodo con la sociedad, con el Mundo que tenemos en este momento? ¿tu que eres un hombre comprometido y de acción, qué desearías cambiar, y qué mantener o incrementar?

FM: ¿Qué es la comodidad?, el tener más de lo que necesitamos, como dice el refrán no es uno mas feliz por ello. Cuando viajas, ves , sientes, vives, conectas, respiras, escuchas, lates, conoces … y ves que en el fondo todos somos iguales, que en función del lugar en donde nacemos, somos y vivimos. Que tenemos tanto en África, en Asia o en cualquier parte del mundo las mismas arrogancias, tenemos los mismos estereotipos, los mismos temores, disfrutamos con un cumpleaños, nos enamoramos, nos desenamoramos, formamos familia, vivimos y morimos … todo va en función de lo que nos toca vivir aquí y de la forma que nos toca hacerlo, pero al mismo tiempo aprendemos que el humano es bondadoso, es buena gente, es solidario, tiene valores, pero a veces lo que le toca vivir no le permite sacarlos a flote.

En estos momentos en España decimos que hay una crisis , y si que la hay y mucho para la gente que le toca vivir este momento tan duro. Es como si la sociedad te echara, ya no sirves, es como si te relegara como inactivo, como a nuestros ancianos. Si miramos en las sociedades que llamamos tercermundistas son los ancianos, como personas con mas experiencias, las que dictan la ultima palabra en diálogos, en problemas, los que con su experiencia traspasan su sabiduría a la gente joven.  Ahora hay momentos en que a los 52 te prejubilan y te dicen “chico, ya has cumplido” y, si no estas bien amueblado, puedes sentirte un parásito, cuando aún tienes mucha vida por delante.

Esta sociedad la hemos creado entre todos , ahora criticamos lo que hasta ahora nos ha parecido bien, pero ¿qué esfuerzo estamos haciendo para intentar cambiar todo este sistema, que a muchos nos ha permitido hacer algo más que nuestros padres y que seguramente nuestros hijos volverán a las raíces de los abuelos?. Es de difícil solución porque para cambiar sistemas esto lamentablemente no se cambia de un día para otro a pesar de que lo deseamos y lo necesitamos. Necesitamos cambios primero en educación, que no interesa porque sino los que mandan en este momento se les acaba el “chollo“, en valores, en ética, en trasparencia. Hemos de cambiar muchos paradigmas y para ello necesitamos que venga algo muy fuerte que lo consiga. Pero ¿cómo hacerlo?. Hemos vivido últimamente todos los pueblos del norte de África con sus revoluciones, pero ¿a base de qué? Hemos vivido cambios en el mundo desde hace 20 años, con los Balcanes, con Irak, con Afganistán, con Libia, y ahora con Siria, pero ¿a base de qué?

Aquí no lo podemos hacer a base de bombas, aunque los corralitos financieros, las preferentes, los desahucios, y otras cosas que aun no sabemos, son otro tipo de guerra que estamos viviendo, sin el temor de que en el cielo se oiga que está a punto de caer un misil. Pero ¿qué podemos hacer? Personalmente me siento incapaz de ver cual es la salida y me siento triste por ello porque no puedo hacer nada efectivo, por ello haciendo el bien cada día con tu gente, con tus seres queridos, con la gente que te encuentras en el camino, para mi es la mejor manera de intentar seguir co-creando este nuevo mundo que todos queremos con sentido.

JLM: Háblame de tu visión del liderazgo actual, de su solidez de principios y convicciones, de sus motivaciones, de si lo ves parecido a estilos antiguos o ha cambiado en algo

FM: Es evidente que el ser humano sigue, por fortuna, siendo humano. Los grandes cambios que estamos viviendo a todos los niveles, nos lo recuerdan. Pero ¿es fruto de la equivocación o del crecimiento? Yo creo que es fruto del crecimiento. Por ello en cada nueva etapa, el replanteamiento social, político o empresarial ha de estar basado en valores similares y renovados que velen no solo por el individuo sino por la sociedad y el Planeta.

Esta renovación de valores ha de estar basada en el buen trabajo, en la transparencia, en la colaboración y protección de los bienes de la Tierra, así como de las culturas y minorías en riesgo.Este es el gran paso que debemos dar “gracias” a esta crisis.

El liderazgo de hoy en día en la empresa es un reflejo de los mismos valores y compromisos que hemos de tener a nivel sociedad e incluso a nivel personal, al final todo emana del ser, y como tal es el que gestiona para bien o para mal sus actos que quedan reflejados en todo lo que desarrolla.En resumen, un gran valor en nuestros días para la empresa es que los objetivos miren más allá de lo puramente económico,  y que además de enfocarlos a la profesionalidad, la calidad y el trato exquisito al cliente, se aderecen continuamente con consciencia, innovación, solidaridad y ¡mucha pasión!

JLM: ¿Qué intentas aportar a los demás, a los que te rodean más cercanos, a la sociedad, al Mundo? ¿Es lo mejor de ti mismo? ¿Cómo se relaciona con tus pasiones, de las que me hablabas antes, Ferràn?

FM: Hay un pensamiento que siempre llevo conmigo, “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. Con los años, vas comprendiendo que incluso todo lo “malo” que te ha sucedido, llevaba una gran lección dentro, y parte de esa lección o aprendizaje, es no hacer lo mismo a los demás.

Mi aportación al Mundo es mi pasión por lo que hago. Me denominan “innovador”, pero yo no me veo nada de esto, lo que sí es cierto es que mi mente genera ideas a veces consideradas locas, y que con el paso de tiempo son parte de la vanguardia del mundo empresarial del sector. Antes me ponía de muy mal humor que me copiaran, pero he aprendido que gracias a esto¡he de mejorar, innovar y crear continuamente, para siempre estar en esa vanguardia!

Me apasiona la gente, las conexiones, las sinergias, la comunicación de “tú a tu” que se transforma en “nosotros a nosotros“, me gusta generar proyectos, grupos, me gusta saber de otros grupos … me gusta y siempre encuentro satisfacción en ello, creando sinergias positivas para la empresa, mi persona y las personas que vinculo.

Me siento feliz cuando veo a la gente que quiero feliz, y me alegro por ello.

JLM: Una regla de vida bien sencilla, ¿verdad? Háblame de algún logro en éste sentido, cosas que estás haciendo o has conseguido, y que parten de tus tesoros personales y se convierten en aportaciones de valor para los otros

FM: Toda mi persona se basa en un lema: “dar y recibir”, “recibir y dar”, y por este camino desde hace mucho tiempo que voy. Es esencial para mi que, a nivel empresarial, todas las personas que forman el equipo se sientan como en casa. Siempre les digo “trabajáis para vosotros, para vuestro crecimiento personal y profesional aunque lo estéis haciendo para el bien conjunto de todos los que estamos en estos momentos en la empresa”. Me importa mucho que se sientan integrados, satisfechos con el trabajo que hacen, y que sientan que hacen lo que quieren y lo que les apasiona.

Hace más de 12 años fui a Costa Rica por motivos profesionales. Quería encontrarme con el responsable de una oficina receptiva con el que trabajaba. Tenían problemas y había dos personas trabajando serias y entregadas. La oficina se venía abajo, hablé con esas dos personas, se tenían que marchar de la empresa, y en esos momentos se me ocurrió que podríamos montar nuestro propio receptivo. A día de hoy la oficina de Costa Rica sigue siendo liderada por Xinia, que era una de las personas con la que comenzó este proyecto. A veces la vida te da oportunidades dentro de situaciones más adversas, ¡debemos estar más abiertos a lo positivo!

No sé si es un defecto o una virtud, pero cuando viajaba y viajo mis emociones se disparan. Las sonrisas de la gente sencilla, su amabilidad y sus puertas abiertas al visitante me emocionan, me brindan lo que tienen, que es mucho y nace de mi la idea de agradecerlo de alguna manera. Eso me sucedió en el Valle del Colca en mi viaje de novios. Un pequeño poblado “colgado “ de la ladera, sin acceso, y de una belleza inigualable me supuso el sueño de crear un trekking que hiciera al viajero compartir momentos inigualables con sus gentes y espacios naturales. Este trekking se incorporó en nuestros viajes a Perú y forman parte de las actividades más ricas para el viajero. Gracias a esta experiencia, esta pequeña población dispone de luz y han abierto una escuela, me pides cosas concretas y ahí tienes otro ejemplo de algo real. Mi mujer dice que mi gran talento es hacer que los demás saquen sus talentos a relucir y los pongan en marcha, que dejen de ser una idea o pensamiento para que se transformen en una realidad. Me llama especialista de los talentos, debe ser porque me quiere, ¡jajaja!

JLM: Para finalizar, ofrécenos algunas recetas para tener una vida plena y satisfactoria, Ferràn, como la que tú vives

FM: Ser tu mismo, positivar, quitar importancia a lo que te hace daño, tener sueños, tener confianza, permitirte algún momento de tranquilidad y conexión con la naturaleza ¡y jugar con tus hijos!



Comentarios de “Entrevista a Ferràn Martí para el libro Valores sólidos para tiempos líquidos”

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Comparte esta página:

Share on FacebookShare on Google+Email this to someoneTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Síguenos: