93 411 83 73

HORAS CONCERTADAS LUNES A VIERNES DE 10h a 18h

Blog de viajes

Disfrutar del ‘sol y playa’ es compatible con el respeto al medio marino

17 Ago 23    Consejos viajeros    Tarannà    Sin comentarios

Playa llena de gente en un viaje en verano

Durante los días de verano se suceden imágenes de personas sacando animales del mar, tirando residuos en la arena y/o con la música a todo volumen… ¿Podemos disfrutar del ‘sol y playa’ y ser respetuosos con el medio marino? Sí, se puede y te contamos cómo hacerlo.

A priori, el turismo de playa no se asocia con la sostenibilidad, sino más bien con una fuerte presión humana hacia el entorno: grandes hoteles que devoran costas, masificación, ruido, montañas de residuos, desperdicio alimentario… Sin embargo, hay alternativas al panorama descrito y los viajeros y las viajeras pueden ayudar a crear un turismo de playa más sostenible con sus elecciones y reduciendo su propia huella ecológica.

Toca elegir destino y alojamiento

El primer paso de organizar unas vacaciones es el de elegir destino (una vez sabemos qué presupuesto tenemos). ¿Adónde vamos este verano: a una isla archiconocida o a una menos turística? Lo ideal sería optar por rincones menos transitados en los que haya una menor presión turística hacia el medio, así como por pequeños alojamientos alejados del mar que sean propiedad de lugareños o estén gestionados por ellos para generar un impacto positivo en la población local.

Cabe destacar el mal uso y abuso de la etiqueta ecológico. Muchos alojamientos la utilizan como reclamo, pero en realidad no implementan prácticas sostenibles. Esta costumbre es conocida como greenwashing, un término que fue acuñado en 1959 por el ambientalista neoyorquino Jay Westerveld tras leer en el hotel Beachcomber, situado en una isla privada del archipiélago de las Fiyi, el siguiente mensaje: “Cada día se utilizan miles de litros de agua para lavar toallas usadas solo una vez. Tú eliges: una toalla en el toallero significa ‘la utilizaré otra vez’. Una toalla en el suelo significa ‘por favor, repóngala’. Gracias por ayudarnos a conservar los recursos vitales del planeta Tierra”. Era una campaña supuestamente verde, vendida para ahorrar agua y energía, pero que solo respondía a un interés por aumentar beneficios, ya que el citado alojamiento no aplicaba ninguna política sostenible y, además, el complejo hotelero estaba en plena expansión, causando un gran impacto al medio ambiente, tal y como denunció Westerveld.

Si no queremos que nos engañen, hay que preguntarse algunas cuestiones como, por ejemplo, ¿tiene el alojamiento ventanas que se abran para reducir la necesidad de aire acondicionado? ¿Menús con productos locales? ¿No usan plásticos de un solo uso? ¿Apoyan a la población local participando en algún proyecto?

En el lugar de vacaciones

Tan importante es la elección como después nuestro comportamiento en destino. Compartimos 8 consejos para dejar la menor huella ecológica posible:

  1. Utiliza una crema de protección solar biodegradable que sea respetuosa con el entorno.
  2. No emplees champús ni geles en las duchas de las playas, ya que contaminan el agua y la arena.
  3. Raciona el agua que utilizas en las duchas,
  4. No ensucies la playa: ten una propia bolsa de basura y luego deposítala en la papelera al salir, además en muchas de ellas podrás separar tus residuos para su posterior reciclaje.
  5. ¡La arena no es tu cenicero! Deposita las colillas en su lugar correspondiente.
  6. No generes contaminación acústica. Si quieres escuchar música, puedes llevarte unos auriculares.
  7. Respeta el silencio que ofrece la naturaleza.
  8. Accede a la playa por los pasos habilitados.

Buceo y avistamiento de animales

Bucear es una experiencia maravillosa que nos permite descubrir el fondo marino y los seres que habitan en él. Sin embargo, si no tenemos en cuenta una serie de consejos puede ser una práctica realmente dañina. Hay que tener cuidado a la hora de sumergirse, puesto que, por ejemplo, una simple rotura de un trocito de coral puede matarlo; moverse lo menos posible; mantener una distancia prudente y nunca tocar animales, piedras o corales -y mucho menos sacarlos de su hábitat-. Tampoco hay que alimentarlos.

Y si avistamos animales hay que respetar las normas de avistamiento. Por ejemplo, no hay que navegar en círculos alrededor de un grupo de cetáceos ni separarlos ni perseguirlos. Hay que acercarse paralelamente el animal o suavemente por su parte trasera.

Y tú, ¿quieres disfrutar del sol y la playa con respeto al medio marino?



Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Comparte esta página:

Síguenos: