93 411 83 73

Solicita hora concertada

Blog de viajes

Amor por Siria. Recuerdos de un país maravilloso

18 Sep 15    Vivencias y anécdotas de viaje    Tarannà    Sin comentarios

Amor por Siria

Comparte este post

Share on FacebookShare on Google+Email this to someoneTweet about this on TwitterPin on Pinterest

En estos momentos, cuando un país histórico que es sin duda una de las principales cunas de la civilización de este mundo, con un legado de una riqueza monumental y cultural infinita, como es Siria, es actualidad mundial por la desgraciada situación que vive, Tarannà Viajes desea rendir un pequeñísimo homenaje a esta maravillosa nación.
El drama de la guerra que azota injustamente a Siria, se ha convertido en un conflicto de dimensión mundial a causa de la tragedia de miles y miles de personas que han tenido que dejar sus casas y su tierra para huir de la barbarie, en busca de refugio para proseguir su vida con su familia.
No haremos aquí ningún análisis en profundidad acerca de esta terrible realidad que remueve los cimientos de Europa y del mundo entero. Desde este relato, solamente deseamos recordar el infinito valor de esta histórica nación y sobretodo de los seres humanos que la pueblan. En la confianza de que ojalá pronto podamos volver a admirarla y ayudar a su recuperación.


UN VIAJE ESPECIAL

La palabra “amor”, tantas y tantas veces pronunciada de manera mecánica o gratuita, cuando se utiliza para expresar de verdad el mejor de los sentimientos que un ser humano puede experimentar hacia los demás, constituye la definición más maravillosa de lo mejor que puede dar o recibir cualquiera. Las personas no solamente podemos sentir amor hacia nuestros semejantes, también podemos sentir esta intensa sensación hacia otros seres vivos, hacia lugares o hacia experiencias y por supuesto hacia los viajes que tanto nos enriquecen como seres humanos.
Para Feli, directora de recursos humanos de Tarannà Viajes, la definición del amor auténtico, dentro del mundo vocacional y profesional que es para ella el de los viajes y el turismo, quedó grabada en lo más íntimo de su ser hacia Siria, gracias al viaje que desarrolló con su gran amiga María, cuando apenas habían transcurrido un par de años de nuestro actual siglo XXI.Amor por Siria
Nunca olvidará las maravillosas vivencias que pudo disfrutar durante aquellas dos semanas invernales y aunque la ruta se realizó durante la estación más fría del año, la luz no dejó de penetrar en la retina de sus ojos e invadir para siempre una parte de su corazón. Cuánto lamenta la desgraciada situación actual de conflictos bélicos de una parte del mundo que no merecen –como ninguna otra por supuesto– la historia, la belleza de sus ciudades y paisajes, y la amabilidad incondicional de sus gentes.
La fascinación que Feli sentía ya por los países árabes, después de aquel recorrido, quedó indeleblemente reforzada para siempre. Dejando aparte los abusos que siempre han existido y algunos estados extremos en su forma de vivir la religión -que ocurren en muchos lugares del mundo- ella siempre considera que las mujeres árabes viven su papel en su entorno y no por ello dejan de ser personas con todas sus capacidades y posibilidades para realizarse como seres humanos. Las mujeres sirias siempre demostraron estos aspectos positivos. Así lo pudo constatar en aquel viaje. Ella siempre tiene en cuenta la máxima de que uno tiene que adaptarse a las costumbres de los lugares que se visitan. Si tienes respeto y eres respetado, la convivencia agradable está garantizada y las dos amigas fueron siempre respetadas y tratadas con una amabilidad exquisita durante todo su periplo por aquellos lugares.

EL MAR MUERTO Y JORDANIA

Amor por SiriaCon el objetivo profesional de conocer los lugares donde dirigir y asesorar a futuros clientes de Tarannà Viajes, además del personal de gozar de aquel viaje que tanto Feli como María deseaban intensamente hacer, iniciaron su recorrido por el también histórico país vecino Jordania, aunque ésta es una nación con un carácter más occidentalizado.
Tras visitar la capital Amman, era imprescindible ir al mar Muerto, el punto más bajo en profundidad de toda La Tierra. Sus cuatrocientos metros de profundidad, considerando el nivel medio de la tierra respecto al mar, y las características especiales de sus aguas, son una fuente de productos para la salud y la belleza. Cosméticos basados en el agua y el lodo del mar Muerto son apreciados en todo el mundo. Las dos amigas pudieron allí experimentar la gran curiosidad de bañarse y flotar sin necesidad de efectuar ningún movimiento natatorio. Afortunadamente este es un país que puede visitarse actualmente con garantías y Tarannà Viajes lo recomienda totalmente.
Después llegó la impresionante visita a Petra, ciudad milenaria de los nabateos, totalmente excavada en la roca y en donde no pudieron evitar sentirse como un famoso aventurero de cine al pasar por los imponentes desfiladeros de color rosado. Muy relevante es presenciar las tumbas esculpidas en roca con las que los diversos reyes nabateos parecieron rivalizar, a cual más suntuosa, desde el primer monarca nabateo Aretas I cuyo reinado se fecha hacia el 168 A.C.
Amor por SiriaPetra era un enclave crucial en el paso de la ruta de la seda, que constituía en la antigüedad una de las fuentes más importantes de comercio y negocio que han existido. Las caravanas que traían sus productos desde distintas civilizaciones asiáticas tenían que pasar por el enclave para acceder al mar Rojo y de allí al Egipto y a África o a Grecia y Turquía. Los nabateos establecieron un sistema de impuestos, a modo de tasas de aduana que gravaban de un 25 a un 50% todo lo que por allí pasaba. El sistema estaba establecido entre Petra y la ciudad siria Palmira. La riqueza y el enclave de aquellos lugares no dejó de ser una fuerza de poder y economía, tal vez preludio de tantos conflictos como han azotado la zona durante tantos siglos y así hasta la terrible realidad actual. Desgraciadamente la lucha por el poder siempre acaba desembocando en guerras y atrocidades, aunque se disfracen tantas veces de motivos religiosos. Aquella zona tan maravillosa y tan querida por Feli es uno de los lugares del mundo más masacrado por ello.

LLEGADA A SIRIA

Desde allí se dirigieron a la frontera siria donde les esperaba ya Abdou, el guía que las acompañaría por todo el itinerario, hombre serio y al tiempo amable, con su carácter forjado como oriundo de los altos del Golán, quien las atendió de forma absolutamente irreprochable durante todo el periplo, ofreciéndoles siempre con entusiasmo todo lo concerniente a su país. Feli se quedó con la simpática percepción de que aquel hombre, más que como viajeras, las adoptó como auténticas hijas durante aquellos días.
Otra imagen divertida que quedó impresa en las amigas las llevó a definir aquellos parajes como el país de los bigotes y el tabaco. Mucho se rieron con ello pues no había hombre que no luciera su bigote y fumara como un descosido. Feli cree que nunca ha visto fumar tanto y sin parar. Los dedos amarillentos de los hombres por el tabaco eran una prueba inequívoca.
Amor por SiriaRecalaron en Bosra, a pocos kilómetros de la frontera, ciudad con claros vestigios romanos que sorprende por su extraordinaria belleza. Abundan las huellas de la cultura romana mezclada con la nabatea, pero también se aprecian otras influencias. Ello no hace sino confirmar la importancia histórica del enclave de Siria y su papel en la evolución del mundo. Contemplar Bosra y el resto de las ciudades sirias no hace más que confirmar que aquella región es una auténtica cuna de la civilización. Como testimonio irrefutable de la importancia cultural del país, allí se encuentra un fantástico teatro con capacidad para nada menos que 17.000 espectadores.
Todos sabemos muy bien que no solo de belleza y de cultura vive el hombre y lo importante que es nuestro gusto por la buena comida. Por ello, nuestras viajeras guardan un recuerdo imborrable de la comida que degustaron en el primer restaurante donde estuvieron en tierras sirias. Un apetitoso cordero especiado en su estilo inconfundible y el deliciosa hummus constituyeron el sabroso ágape. El Hummus, hecho con una fina pasta de garbanzos y con berenjena, es para Feli lo más delicioso del mundo y su origen está allí, en Siria; también a veces se pone ajo o yogur. Ahora ha llegado a todas partes, lo cual es una afortunada excepción porque aquella zona mediterránea es origen de sabores y texturas que desgraciadamente parecen desaparecer de nuestra cocina tradicional. No haremos aquí un tratado de gastronomía pues no es el objeto de la narración, pero no queremos dejar de nombrar el “kibbe”, basado en una sémola de trigo con la que elaboran infinidad de formas con distintos aditamentos, o recordar la riqueza de los postres árabes, gracias a la calidad y el sabor de los pistachos, almendras, dátiles y miel que produce el país. A esta magnífica comida siguieron otras varias en el transcurso del viaje.
Una de las ciudades más emblemáticas y con mayor historia de nuestro mundo es Damasco. Cuando llegaron, Feli sintió algo muy especial. Era como haber llegado a una encrucijada imprescindible en su camino. No la decepcionó, al contrario, hizo crecer más su admiración y su amor por aquel país, cuna de tanta cultura.

DAMASCO CUNA DE LA CIVILIZACIÓN

Describir Damasco en pocas líneas es imposible. Hay que perderse por su mundo de calles entrelazadas, por sus innumerables zocos y por sus monumentos y vestigios históricos. Nuestra protagonista recuerda entonces haber hecho una amplia reflexión acerca del increíble orden que posee el mundo árabe. Aunque a priori la organización urbana y sus vías pueden parecer caóticas, esto no es más que una ilusión pasajera porque todo te lleva a algún lugar. Es una organización sencillamente admirable.
Amor por SiriaNo puede omitirse la visita a la mezquita Omeya, aunque vieron unas cuantas más, una verdadera maravilla que data del siglo VIII y a su lado el mausoleo del mítico Saladino construido en el siglo XIII. Las dos amigas, además de disfrutar de la belleza de los monumentos, reflexionaron allí nuevamente sobre el orden y las costumbres árabes, especialmente en lo concerniente a las mujeres. La entrada y el lugar donde permanecer y orar dentro de la mezquita es diferente para hombres y mujeres, pero ello es aceptado con naturalidad y no ocasiona ningún tipo de recelo ni conflicto. Las féminas árabes llevan la cabeza cubierta pero la cara destapada –afortunadamente allí no existía la obligación de tapar el rostro como se produce en otros países– y para María y Feli resultó lo más natural cubrirse la cabeza y permanecer en los lugares acotados para las damas.
También les hizo reflexionar el ambiente dentro de las mezquitas. Allá la gente va a orar, a sobrecogerse o a pasear en la paz de un lugar sagrado para ellos. Con libertad y en movimiento por todo el recinto a voluntad. No puede evitarse la comparación con la iglesia tradicional católica en donde los feligreses permanecen sentados e inmóviles en un lugar.

AMOR POR SIRIA

Ella sabía que aún quedaban muchas cosas por vivir y descubrir en Siria. De hecho, este viaje, por lo que vivieron, por lo que comprendieron y por lo que sintieron, unió mucho más a las dos amigas. Esto solo lo puede ocasionar el compartir vivencias intensas; la amistad se hace más estrecha y se alea con la dureza del acero.
En Damasco sintió intensamente lo que ya notaba latente en su interior. Algo que había experimentado ya en otros viajes y que sin duda volverá a experimentar en otros futuros, pero no con la intensidad que le invadió en aquella ocasión.
En Damasco, ciudad emblemática de este mundo en que vivimos, cuna de diversas culturas y civilizaciones, origen innegable de una parte de nuestra educación como seres humanos de este planeta llamado Tierra, Feli lo sintió como nunca.
Amor por Siria, del verdadero, del más auténtico, del que no borran el paso del tiempo ni las circunstancias cambiantes de este injusto mundo que convierte en campo de batalla parajes sagrados de humanidad. Amor por Siria.



Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Comparte esta página:

Share on FacebookShare on Google+Email this to someoneTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Síguenos: